Encuentra en Abretumente

Búsqueda personalizada

28 de noviembre de 2009

Logra ver a través de un aparato en la lengua

El BrainPort es un proyecto del renombrado Instituto Nacional del Ojo en Bethesda que realiza pruebas con electrodos en la punta de la lengua que permiten ver

BETHESDA, MARYLAND.- “Primero pica la lengua y luego uno ve imágenes en el cerebro, como uno nunca se hubiese imaginado que iba a ser posible de nuevo”. Erik Weihenmayer sigue conmoviéndose cuando logra jugar con su pequeña hija a “piedra, papel o tijera”. Este juego de manos es para la mayoría de las personas un entretenimiento infantil.

Pero para este estadounidense ciego es un desafío mayor que llegar a la cima del monte Everest. Hasta ahora Weihenmayer no podía ver los símbolos que su hija formaba con sus manos.

Gracias a un nuevo dispositivo, el hombre, que quedó totalmente ciego en la adolescencia, puede reconocer de nuevo cada uno de sus dedos.

El BrainPort es un proyecto del renombrado Instituto Nacional del Ojo (NEI) en Bethesda, cerca de Washington.

Weihenmayer es uno de los tres ciudadanos estadounidenses que está probando el dispositivo. “Está en tu cerebro, él ve, no los ojos”, explicó el hombre de 40 años, que usa unas gafas de sol con una cámara diminuta.

“Cuando los ojos no funcionan, las imágenes deben encontrar otro acceso al cerebro”, por ejemplo por la lengua, como en el caso de BrainPort. Un plástico de tres centímetros cuadrados con electrodos está en la punta de la lengua.

“Las imágenes de la cámara digital son transformadas en señales eléctricas y transmitidas como pixels a través de los hasta 600 electrodos en la lengua", explicó Michael Oberdorfer del NEI.

“La idea del BrainPort es reemplazar sentidos defectuosos”. En el caso de la escritura Braille, la información llega al cerebro por el dedo índice. “El cerebro es moldeable y puede aprender a obtener información por caminos alternativos. Y un órgano puede ser la sensibilidad es la lengua”.

Cómo ocurre ésto y qué se siente es algo que Weihenmayer aprendió hace cinco años, como la primera persona en la que probó el dispositivo.

“Los médicos hicieron rodar una pelota de tenis hacia mí y empezó a picar sobre mi lengua un pequeño punto; cuanto más se acercaba la pelota, más grande se hacía ese punto sensible sobre mi lengua. De pronto tuve en mi cabeza una imagen de la pelota rodando sobre un fondo oscuro y pude atraparla”, recordó.

Lo que para los videntes es una pequeñez logró ser superado por Weihenmayer. “Me sentí como un niño que ríe de felicidad porque tiene un juguete nuevo”, relató Weihenmayer. Por primera vez, este hombre pudo ver esquemáticamente las caras de su mujer y sus hijos.

Son imágenes en blanco y negro como negativos de fotos. Son “una complemento formidable a las imágenes que ya me había hecho de ellos con mis otros sentidos”, opinó Weihenmayer.

“De pronto podía tomar con precisión una taza y cuando mi hijo aprendió a leer hace un año, pude practicar con él". El montañista de Colorado, quien se describe como un “aventurero ciego”, escaló invidente varias cumbres. “Con el BrainPort hasta me atrevería a bajar solo una pista de esquí”, opinó.

Pero el entrenamiento con el nuevo dispositivo también es cansador porque “es como si se aprendiera un idioma nuevo. Pero si un día se logra que los niños ciegos crezcan con este dispositivo, podrán manejarse mejor en la adultez”.

Tras 12 años de trabajo, la empresa fabricante Wicab, que desarrolló el BrainPort en colaboración con la Universidad de Madison, espera la luz verde de las autoridades de control. Ahora, el aparato cuesta alrededor de 10 mil dólares.

Tomado de: infomador.com.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario