Encuentra en Abretumente

Búsqueda personalizada

3 de abril de 2010

Los ingresos de Dungeons & Dragons Online aumentaron un 500% desde que es gratis

Bla bla “las descargas nos están matando”, ble ble “la cultura de los gratis nos golpea”, bli bli “Internet será nuestra ruina si no se modifican las tendencias actuales”… A todos nos suenan ese tipo de frases que de un tiempo a esta parte la industria del entretenimiento no para de repetir, y una y mil veces otros hemos rebatido toda esa sarta de mentiras, tergiversaciones e inexactitudes con argumentaciones basadas en hechos.
Por ejemplo algo que muchos han comentado en innumerables ocasiones es que el problema no está en el medio, Internet, y sus usuarios, sino en la incapacidad, o como lo queramos llamar, de la industria del copyright para buscar nuevos modelos que les permitan explotar el potencial económico de la red de redes, y es que da la casualidad que algunos si que están haciendo dinero, y mucho, gracias a Internet.

Un nuevo caso de este tipo lo encontramos en la versión multijugador online de Dungeons & Dragons el cual en octubre de 2009 cambió radicalmente su modelo de negocio. Pasó a ser gratuito y no solamente eso, su objetivo fue que los usuarios que decidieran no pagar pudieran jugar “de verdad”, divertirse a tope (en otros casos los juegos son gratuitos pero si no pagas, por ejemplo por contenidos adicionales, uno se aburre rápidamente).


¿Y qué ha supuesto el cambio? Pues aunque muchos magnates del copyright no se lo crean, el juego ganó nada más y nada menos que un millón de nuevos usuarios tras volverse gratuito y sus ingresos aumentaron un 500%.

Señores, los números hablan. Estamos ante una nueva prueba de que la industria cultural si que puede hacer dinero en Internet, es cuestión de darle al coco y experimentar. Este último caso también deja claro que los usuarios de la red estamos dispuestos a pagar, pero no a que nos roben, que son cosas diametralmente diferentes. El que lo quiera ver que lo vea, y el que no que se atenga a las consecuencias, que serán nefastas ya que frenar el avance de la tecnología y la evolución de los hábitos de consumo es imposible.

Tomado de: alt1040.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario